© 2020 por Jorge Pérez García. Creado con Wix.com

Todas las imágenes de este blog han sido sacadas de Internet sin ningún ánimo de lucro, y siempre que he podido han sido referenciadas y nombrados sus autores. Si hay algún problema con dichas imágenes, por favor, no dude en ponerse en contacto y solucionaré el problema a la mayor brevedad posible.

Aracnefobia

Celia Añó Espí

22/02/2020

Sinopsis: «¿Qué ha sucedido entre Aracne, la refinada hija de la Viuda de Armeló, y Adrien, el encargado de protegerla? Quizás Aracne no le echó un ojo como debía a su sirviente. Quizás Adrien no tuvo mucha mano al tratar con esa chica caprichosa. Pero, aunque se detestan, parece que por fin se han puesto de acuerdo en algo: matar al otro.
Aracnefobia forma parte de Proyecto Válidas, una iniciativa para mostrar protagonistas con incapacidades. Aracne y Adrien reflejan en este patchwork narrativo cómo el protagonista de una historia puede ser el villano de otra
».

Hace un tiempo os conté que una de las cosas buenas que me trajo ser escritor ha sido conocer virtualmente a gente de la comunidad literaria, y con ello muchas de sus obras. En aquel momento os hablé de Legado de Plumas, de Marina Tena Tena, y hoy es el turno de la otra novelette que me llegó junto a la primera: Arcanefobia, de Celia Anó Espí, también de Literup Ediciones.
En primer lugar, hay que señalar que esta no es una historia corriente. Si la palabra «
patchwork» que aparece en la sinopsis no hace que te des cuenta de ese detalla, sí lo hará el índice, que a primera vista parece completamente desordenado. En más de una ocasión he visto a la autora referirse a Aracnefobia como una «historia deshilachada» o una «telaraña». Sin quitarle veracidad a esas descripciones, yo diría más bien que es un puzle.
La historia está creada de forma que presenta a los personajes desde el principio y se conozca el desenlace casi nada más empezar. Pero las razones que llevan desde un punto hasta el otro vienen mucho después, casi al final del libro, que en realidad es la mitad de la historia. Es entonces cuando entendemos lo que de verdad sucede y conseguimos comprender a los dos protagonistas.
En mi opinión, hay que tener un punto de genialidad para crear una historia con esta estructura. Y mucho valor, porque es una apuesta muy arriesgada. Sin embargo, creo que ha salido bastante bien; no en vano, se ha alzado con el premio Guillermo de Baskerville en la categoría novela corta. Aun así, esta distribución de los capítulos tiene un inconveniente que, en mayor o menor medida, puede resultar determinante a ojos del lector.
Y es que, como he dicho antes,
Aracnefobia se parece a un puzle, y cada capítulo son las piezas. Si ves cada una por separado, puedes apreciar los detalles que presenta, pero no deja contemplar el conjunto. En el caso de los capítulos, sin el contexto del resto, se puede apreciar la escena, pero la historia no tiene continuidad. En mi caso particular, cada vez que comenzaba un capítulo nuevo, me costaba retomar otra vez el hilo (en caso de que fuera un capítulo en la línea de Aracne), o recordar el punto al que quería llegar (cuando se trataba de uno protagonizado por Adrien). Esto me llevaba a romper mi ritmo de lectura, aunque no costaba recuperarlo de nuevo, a pesar de que los capítulos son cortos. Con todo, esta sensación va desapareciendo a medida que avanzamos, ya que la acción entre ambas líneas está más cercana entre sí.
Por supuesto, si uno prefiere leerlo en orden cronológico en lugar de cómo está escrito, puede hacerlo sin problema, aunque es posible que pierda algo en comparación a la propuesta original. Lo que yo haré, una vez que ya lo he terminado en el orden sugerido, será una relectura siguiendo el orden numeral de los capítulos

En cuanto a la trama, poco puedo decir sin caer en spoilers ni desvelar detalles que pueden llevar al engaño. Porque, si se me permite la expresión, mucho de lo que se puede leer es una gran mentira, una trampa. A eso juega Celia, y creo que a eso se refiere cuando dice que la historia es una telaraña.
De lo que sí puedo hablar es del agudo sentido del humor que se gasta. Aracne es ciega, y Adrien manco. Disfruté mucho de las pullas que se lanzan el uno a la otra y viceversa, aludiendo a sus respectivas discapacidades. Es más, el mejor chiste es el que aparece en la propia sinopsis, quizás el más sutil de todos.
Tal y como he dicho antes,
Aracnefobia en una novelette, mucho más corta que una novela convencional. Al contrario que en Legado de plumas, que me supo a poco y me dejó con ganas de más, la original estructura evita que eso suceda. Aun así, tampoco se libra de algunas de las desventajas de este formato: no hay grandes descripciones, la acción se centra en la trama principal, y solo permite conocer bien a los personajes protagonistas. Pero son desventajas muy bien solventadas, con lo que nos cuenta es suficiente para dibujar en nuestra mente la acción de cada escena. Además, hay que añadir la peculiaridad de Aracne, que al ser ciega presenta su mundo de una manera diferente, a través de los sonidos, los aromas y el conocimiento que tiene de los lugares que frecuenta o el desconocimiento de los que no domina.
Como conclusión final, puedo decir que
Aracnefobia es una lectura bastante original y recomendable, apta para aquellos que desean leer pero que disponen de poco tiempo para hacerlo.
¿Os ha picado la curiosidad? ¿La habéis leído? Debajo tenéis, junto al formulario para suscribiros, el cajetín para dejar cualquier comentario. ¡Nos vemos!

Atrévete a comentar

No te cortes, deja un comentario con tus impresiones sobre lo que acabas de leer, pero sin olvidar que debes hacerlo siempre desde el respeto

Suscríbete

Si te ha gustado este artículo no dudes en suscribirte a De Terror y Fantasía, y recibirás el boletín con todas las novedades al final del mes