Slender Man, el nuevo Hombre del Saco

08/09/2020

Hace un par de años llegó a las carteleras una película de miedo titulada Slender Man. A priori puede parecer uno entre tantos estrenos de género de terror, pero la criatura en la que se basa, la misma que da nombre a la película, tiene mucha historia detrás.

Slender Man es un ser humanoide muy alto (dicen que puede medir hasta 4 metros) y delgado, con los brazos muy largos, viste traje negro y corbata, posee un rostro extremadamente pálido sin ningún rasgo (carece de ojos, nariz, boca, orejas), y se dice que tiene tentáculos que le nacen de la espalda. También se le conoce como el Hombre Delgado. Suele aparecerse en zonas boscosas, donde aprovecha para llevarse a los niños y adolescentes que le ven. Otra de sus cualidades es que su proximidad provoca la llamada enfermedad de Slender, cuyos síntomas son dolores de cabeza y migrañas, fallos en los sentidos de la vista y el oído, tristeza o depresión, alucinaciones, paranoia, amnesia, insomnio…
Si atendemos a todo esto, es posible que nos venga a la mente otro ser maligno del que todos hemos oído hablar: el Hombre del Saco. Tal vez incluso pensemos que puede ser una nueva versión de la misma criatura. Pero los orígenes de Slender Man no tienen nada que ver con el ser que lleva aterrorizando a niños de todo el mundo durante siglos.

Y es que el Hombre Delgado es una creación bastante reciente. Nació en internet en el año 2009, cuando un tal Victor Surge participó en un foro cuya finalidad era compartir fotos de terror trucadas. Victor aportó dos fotografías en las que aparecían grupos de niños tomadas en 1926, y añadió la figura de Slender Man. A diferencia de otros usuarios, Surge agregó textos y descripciones de supuestos testigos, lo que acrecentó la sensación de que la historia que quería mostrar era real.
Sin embargo, la cosa no quedó ahí. La criatura ganó popularidad, hasta el punto en que la gente comenzó a aportar pequeños granos de arena que hicieron que la leyenda de Slender Man creciera hasta límites insospechados. Tras protagonizar multitud de pequeñas historias de terror conocidas como creepypasta (algo así como la tradición oral, en la que las historias pasan de boca en boca, pero el medio usado en este caso es internet), llegaron videos y cortos que terminaron por convertirlo en un mito de fama mundial. Incluso tiene su propio símbolo identificativo: un círculo tachado con un aspa.

Para muchos, y debido a sus orígenes, la leyenda de Slender Man es el primer mito global creado por internet. Nadie puede asegurar cuales fueron los inicios del Hombre del Saco, pues sus inicios se remontan cientos de años y cada persona que contaba su historia añadía su toque personal, pero si se ignora el componente tecnológico y la rapidez que esto aporta, es muy probable que la construcción de este tipo de personajes sea muy similar.
Pero claro, vivimos en un mundo y en una época en la que no se pueden crear monstruos sin salir indemne de tal acto. La popularidad de Slender Man alcanzó cotas tan altas que llegó a convertirse en obsesión para ciertas personas. Hay muchos casos en los que actos terribles han sido asociados con el Hombre Delgado, aunque en la mayoría no existe una justificación clara a este respecto. Esa no es la situación de un caso que, en su momento, dio la vuelta al mundo.
En 2014, dos niñas asestaron diecinueve puñaladas a otra para demostrar que eran dignas servidoras de Slender Man. Las tres tenían solamente 12 años. Por suerte, la víctima fue encontrada por un ciclista y su intervención logró salvarle la vida. Las dos atacantes fueron encontradas poco después caminando por la cuneta de una carretera, y confesaron con total tranquilidad lo que habían hecho y la razón por la que habían cometido semejante acto. Estaban convencidas de que la culpa no era suya, que así habían protegido a sus familias y que el Hombre Delgado las acogería como sus siervas. A pesar de su edad, ambas fueron sometidas a juicio como adultas, aunque finalmente no se las consideró aptas para ser juzgadas e ingresaron en instituciones mentales.
El creador de Slender Man, Victor Surge, que en realidad se llama Eric Knudsen, declaró estar muy afectado por estos hechos, aunque se negó a profundizar más en ello.

Hubo más casos que se relacionaron con la obsesión por este mito, aunque las pruebas apuntan tanto a esta razón como a otros trastornos psicológicos.Y entre tanto suceso macabro, la popularidad de Slender Man siguió creciendo, hasta el punto en que ha aparecido en multitud de medios: series web, películas, videojuegos, relatos, canciones… Y aquí es donde comenzaba este artículo, hablando de la película que se estrenó en 2018.

Sobre la peli, diré que me resultó decepcionante. Ofrece una presentación de Slender Man bastante decente, mostrándonos el resultado final de esa colaboración popular que le hizo nacer, pero la historia se queda en poco más que unos sustos. Sí, hay escenas que pueden crear algo de tensión, pero el argumento se queda en poca cosa. Al menos, en comparación a lo que se merece un mito como es el Hombre Delgado.

Y hasta aquí llega este breve repaso por una de las últimas figuras que se han unido a la mitología del terror. ¿Lo conocíais ya? ¿Os sorprende su rápido ascenso a las cumbres del terror? ¿Habéis visto ya la película? Como siempre, espero vuestros comentarios un poco más abajo. Y si os ha gustado lo que habéis leído, no dudéis en suscribiros. ¡Nos vemos!

Atrévete a comentar

No te cortes, deja un comentario con tus impresiones sobre lo que acabas de leer, pero sin olvidar que debes hacerlo siempre desde el respeto

Suscríbete

Si te ha gustado este artículo no dudes en suscribirte a De Terror y Fantasía, y recibirás el boletín con todas las novedades al final del mes

© 2020 por Jorge Pérez García. Creado con Wix.com

Todas las imágenes de este blog han sido sacadas de Internet sin ningún ánimo de lucro, y siempre que he podido han sido referenciadas y nombrados sus autores. Si hay algún problema con dichas imágenes, por favor, no dude en ponerse en contacto y solucionaré el problema a la mayor brevedad posible.